Una cuestión de sentido común

La madre de la dinámica de nuestra sociedad está marcada por la escasez. Como en los tiempos más olvidados por la historia, nos mueve la necesidad por comida, abrigo, seguridad, reconocimiento y realización tal y como lo apuntó en su momento Abraham Maslow.

hombre leyendo

Nos movemos desde la escasez a la abundancia, el mercado dicta qué es escaso y eso se vuelve más apreciado, por lo tanto el valor traducido en precio es más alto. Entendiendo este concepto básico, podemos entender de qué se trata la economía. Ese mercado del que les hablo, está conformado por quienes compran y quienes venden, de esa relación surgen leyes que lo regulan. No hace falta ser un erudito para hablar del tema, de hecho el origen de la palabra se refiere a la acción de hacer lo propio para hacer uso adecuado de los recursos de casa y ¿Qué cosas no? Casualmente, como hoy han sido las mujeres las que han estado al frente de esa importante responsabilidad.

De manera que entender cómo funciona una casa, en donde hay personas necesitando cosas como comida, servicios de electricidad, agua, aseo, etc. y con un ingreso en dinero, que solo es la forma de pago usada para hacer los intercambios entre los vendedores y los compradores, hay que establecer prioridades. ¿Ganas suficiente para cubrir las necesidades básicas? ¿Qué es lo indispensable? ¿Antepondrías comprar un par de zapatos antes que comprar la comida para la familia? Son algunas cosas que una persona responsable de una familia debe preguntarse.

mujer examinando folios

Primero que todo el dinero para adquirir bienes y disfrutar de servicios es escaso, es por  eso que hay que hacer un uso racional de él. Aunque es algo con lo que vivimos a diario, la educación en esta materia no pareciera ser muy importante en los sistemas educativos, y eso incluye a los países desarrollados.

Muchos creen que la economía es un asunto de economistas, la realidad es que la economía es parte de nuestra forma de vida civilizada. Recursos fundamentales que hay que considerar son: El mercado, tiempo, tus ingresos, tus gastos y tu salud, porque como sabes si no eres saludable para trabajar, no produces, solo gastas, es por eso que la salud es un capital que en la familia debe ser prioritario. ¿Qué es lo que debes comprar con tus ingresos? No se trata de qué es lo que deseas comprar, lo primero es apuntar a lo esencial y luego a lo accesorio: Tal vez desees un auto; pero la prioridad en la casa quizás es una lavadora y una secadora, por ejemplo o pagar la universidad. ¿Para qué un auto que te traerá más gastos cuando estás corto de dinero? Claro eso a menos que el auto sea tu instrumento de trabajo, eso es otra cosa.

calculando

La economía doméstica aborda el asunto desde una perspectiva más cotidiana, no es macro o microeconomía, se trata del día a día. Te servirá mucho conocer los ingresos totales de la familia y por otro lado los gastos, en caso de que el dinero no alcance para cubrir lo necesario hay que descartar lo menos importante o en todo caso producir más dinero. Si manejas bien el criterio de escasez, podrás manejarte mejor con lo que tienes, incluso poder ir superando obstáculos para alcanzar metas más altas, como la de comprar ese auto que tanto deseas. El tener consciencia de tus recursos te hará más libre para tomar decisiones de las cuales no tengas que arrepentirte luego, es solo un asunto de sentido común y un poco de disciplina con lo más difícil, voluntad para cumplir con lo que planificas.

Esas decisiones pueden llevarte a irte a otro mercado donde lo que tienes es mejor pagado, por ejemplo tu experiencia en algún oficio o profesión, o migrar a otro tipo de trabajo que te permita alcanzar tus objetivos, porque eso sí, todo se trata de eso, hay que fijarse objetivos, todo se moverá en función de eso. Si te fijas comprar el coche, debes establecer el tiempo, cuánto debes ahorrar y evaluar si con lo que haces puede ser viable comprarlo, eso te permitirá cambiar el rumbo en caso de ser necesario para alcanzar lo buscado.